Número actual. Nº 0. Junio, 2012. Córdoba. Edita: Sergio Soriano Toro ISSN 2254-7061

Dr. Augusto Pi Suñer. Maestro de maestros

Juliera Salas de Carbonell

augusto-pi-suner2

augusto-pi-sunerDe Barcelona llegó a Venezuela cargado de conocimientos y con una larga y dilatada carrera en el campo de la medicina, la investigación y la docencia, truncada por la cruenta guerra civil española. Don Augusto Pi i Sunyer, maestro de maestros, había nacido en la Ciudad Condal el 12 de agosto de 1879, hijo de Jaume Pi i Sunyer, catedrático de patología general de la Facultad de Medicina de Barcelona.

Al igual que su padre, estudió medicina y en 1900 se doctoró en Madrid con una tesis sobre la vida anaeróbica. Desde sus tiempos de estudiante se había inclinado hacia la investigación médica en el campo de la fisiología y en 1920, al ser creado en Barcelona el Instituto de Fisiología, el Dr. Pi i Sunyer fue nombrado director. En dicho instituto y con amplios medios pudo, este investigador nato, hacer escuela y formar un eficaz equipo, trabajando con éxito hasta que el conflicto de ideas devino en guerra y el profesor Pi i Sunyer tuvo que salir al exilio.

En Venezuela, para 1939 todo estaba por hacerse. El país tenía pocos años de vida democrática después de la larga dictadura de Juan Vicente Gómez y apresuradamente trataba de ponerse al día en todos los campos. Las universidades del país habían vuelto a abrir sus aulas a la juventud ansiosa de adquirir conocimientos y no daban abasto para cubrir tantas necesidades en el campo académico. Para nosotros fue muy importante que tantos profesionales españoles aventados por el mundo, decidieran venir a trabajar, a formar juventudes en esta tierra y que hombres como el Dr. Enrique Tejera, primer Ministro de Sanidad del país, tuvieran la visión de contratar a un catedrático del calibre del Prof. Pi i Sunyer como docente en nuestra Universidad Central (UCV).

A Caracas llegó el Prof. Pi i Sunyer en 1939 a trabajar dentro de la cátedra de fisiología en la escuela de Medicina de la UCV y al poco tiempo, el 28 de junio de 1940, bajo su dirección fue fundado el Instituto de Medicina Experimental (IME) en dicha casa de estudios.

"El instituto está en marcha. Nuestro propósito es la enseñanza de unas disciplinas médicas en las mejores condiciones posibles" fueron algunas de las palabras pronunciadas por el Dr. Pi i Sunyer en la inauguración del Instituto y desde ese día este ilustre hombre inició una revolución en la enseñanza de la medicina en Venezuela, transformando la cátedra de Química Médica en la de Bioquímica, y creando sucesivamente las cátedras de Fisiología, Bioquímica o Fisiopatología, además de reemplazar la cátedra de Terapéutica General y Materia Médica por una más moderna llamada Farmacología.

A la vez que el Prof. Pi i Sunyer adelantaba sus labores de investigación en el Instituto de Medicina Experimental dictaba la cátedra de fisiología y bioquímica a los estudiantes de la Escuela de Medicina de la UCV y a partir de 1942 fue profesor de biología y bioquímica en el Instituto Pedagógico Nacional de Caracas. El panorama de la fisiología venezolana cambió radicalmente a partir de su arribo al país, pudiéndose afirmar, sin temor a la exageración, que toda la actual escuela de fisiología de Venezuela tiene sus raíces en la obra de Pi i Sunyer. Una de sus preocupaciones fundamentales era la de ver al hombre como un ser integral. El Maestro Pi i Sunyer fue pionero en reconocer que el campo de los estudios funcionales ya había dejado de ser el de los órganos y debía consistir en el estudio de las funciones coordinadas. Buscaba la unidad que encerraba las variadas funciones del cuerpo humano. (Pereira, 2004)

Uno de sus alumnos, el Dr. Luis Carbonell, lo recuerda como un hombre sencillo y humilde, con una gran sonrisa en su afable rostro, siempre dispuesto a escuchar a los estudiantes con extrema paciencia. Al ver el interés que Carbonell manifestaba le dio las llaves de un pequeño laboratorio que tenía anexo al aula para que este joven pudiese estudiar histología a la vez que en conversaciones muy agradables donde se podía observar la sapiencia de este gran maestro le aclaraba las dudas y lo encaminaba hacia la investigación científica.

augusto-pi-suner3Entre las numerosas publicaciones del Prof. Pi i Sunyer tenemos: La Unidad Funcional (1919), Los Mecanismos de Correlación Fisiológica (1921), Las Anomalías del Metabolismo de los Glúcidos y su Significación Clínica (1939), Principio y Término de la Biología (1941), La Sensibilidad Trófica (1941), El sistema Neurovegetativo (1947), Fisiología General y los libros Nuestra Medicina (Caracas, 1947) y Fundamentos de la Biología (Caracas, 1965). "Fue galardonado con numerosos premios entre ellos por la UNESCO en 1955 con el prestigioso premio Kalinga, galardón de reconocimiento internacional. Como debía recibirlo personalmente, a los setenta y seis años de edad, decidió emprender el viaje a la India, por vía marítima. Escribió sus observaciones sobre este viaje en ocho artículos que publicó en el diario El Nacional de Caracas, de octubre a noviembre de 1956, a los cuales denominó "Contacto con Oriente". Los presentó como un mensaje a Venezuela y al mundo procurando hacer "como una síntesis que abarcase los contrarios". Quizás fue su último trabajo, pues poco después enfermó y falleció en Ciudad de México, el 12 de Marzo de 1965."  (Fundación CAVENDES 1998)

Fuentes

CARBONELL, Luis. Caracas. Comunicación personal
Fundación CAVENDES. 1998. Alimentación y Nutrición. Personas e Instituciones". Notas para su Historia en Venezuela. Caracas.
GIRAL,  Francisco, 1994. Ciencia Española en el Exilio (1939-1989): El Exilio de Los Científicos españoles. Anthropos Editorial, Madrid
PEREIRA, Joaquin. 2004. Dr. Augusto Pi Suñer, maestro revolucionario. VITAE  Academia Biomédica Digital, Facultad de Medicina. Universidad Central de Venezuela. Caracas,  Julio-Septiembre 2004, N° 20


Comentarios   

 
0 #1 josefa toro 13-02-2013 20:13
gracias ,un personaje importante conocer.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar